Los gobernantes del Frente Amplio y la integración

Por Julio A. Louis

Los principales dirigentes de los gobiernos del Frente Amplio,   ¿son  ingenuos, ignorantes o mentirosos? ¿O hay una combinación de esas condiciones?

Los nacionalistas auténticos y la izquierda  de inspiración socialista tratan la cuestión  de la integración desde hace décadas. Ares Pons, Arismendi, Methol, Quijano, Trías, entre otros pensadores, con facetas diversas, han reflexionado sobre la integración continental, sobre la Patria Grande (en oposición a las Patrias Chicas fraccionadas por los colonialistas e imperialistas) con el común denominador de exponer que no toda integración es favorable a los pueblos, o que -como  ha destacado Trías- hay una integración que condena a la servidumbre y es favorable al imperialismo, y  otra  integración liberadora de los pueblos y perjudicial al imperialismo. Si parten conceptualmente de que hay intereses económico-sociales, y por extensión, políticos, militares, culturales antagónicos, sus posiciones convergen en que el subdesarrollo o la dependencia son la cara fea del sistema capitalista,  regido por la burguesía de las potencias explotadoras, opresoras, imperialistas.

Los defensores del sistema, que razonan con el horizonte del lucro y de la ganancia empresarial, no consideran (o lo consideran y lo ocultan) esta contradicción. Así razonan, por ejemplo, Sanguinetti, Lacalle y Batlle.

Y sea por necio (el que cree saber lo que no sabe), por ignorante  (que no sabe lo que  puede y debe saber), por mentiroso o  por cooptado por el sistema (captado por sus ideas), varios gobernantes de primera línea del Frente Amplio razonan como el enemigo, sin plantearse que hay una integración para la servidumbre y otra para la liberación.

El procedimiento del gobierno de Mujica ha sido avieso para incluir a Uruguay en las negociaciones del TISA. A su vez, el gobierno de Vázquez, difunde que promueve acompañado por socios del MERCOSUR -o llegado el caso, que lo hará solo- un tratado de libre comercio con la Unión Europea (UE). Ambos gobiernos –como ya lo había hecho el primero de Vázquez con el Tratado de Inversiones con EE.UU., el fallido intento de un TLC con esa potencia o el TIFA-  desconocen las resoluciones del Frente Amplio que los erige gobernantes. Se han comportado como los criticados gobernantes colorados y blancos, que prometían  cosas en vísperas electorales, y ejecutaban otras, una vez electos.

Uruguay ha entrado en secreto a las negociaciones del TISA, sin informarse a la opinión pública, al Parlamento, al Frente Amplio y si  damos crédito al actual  presidente Vázquez, ni a él. Silenciar el ingreso es de responsabilidad compartida del ex presidente Mujica, del ex vicepresidente Astori, del ex canciller Almagro y de todos los que conociendo algo, no se atrevieron ni a indagar la cuestión. Almagro –en conferencia en el CADESYC, el 16 de abril- dijo que el gobierno no podía informar de todos sus movimientos a la fuerza política. En Cancillería, como en otros ministerios, se tratan y resuelven asuntos gravitantes y otros que no lo son.  Y si quienes están al frente de ellos no son tontos tienen que distinguir entre los relevantes y los que no lo son, y es notorio que el TISA es de los relevantes. Como el Canciller y sus consejeros no son tontos, llegamos a la dura conclusión que han mentido, y por ende, han perdido confiabilidad.

Pero la responsabilidad de mentir no es exclusiva de ellos. Leímos  en varios  medios artículos periodísticos sobre el tema (en “Voces”, los de Antonio Elías) que bien pueden haber leído las decenas de parlamentarios del Frente Amplio y sus principales dirigentes.   ¿Y por qué, salvo honrosas excepciones, no se les ocurrió indagar y sacar a la luz pública las  consecuencias que ahora empiezan a señalarse?  ¿O ni siquiera estudiaron el tema?

Pero si la mano venía torcida, el nuevo gobierno la ha agravado. Porque desconoce las resoluciones del Frente Amplio contra los tratados de libre comercio (y el de servicios, entra en tal condición.) Y Vázquez -que tuvo el tupé en su primer gobierno de decir que tenía “dos Biblias” a respetar, la constitución y el programa del Frente- tampoco dijo nada al “enterarse” del ingreso de Uruguay, sino que su Canciller desde antes de asumir, se ha mostrado partidario de participar en el TISA y en la Alianza del Pacífico. Y ahora Nin, Astori y Vázquez, impulsan un TLC con la Unión Europea, coincidentes con los círculos de poder de la burguesía trasnacional, aduciendo que no funciona el MERCOSUR.

Los tratados con la UE ¿son diferentes a los tratados de libre comercio con EE.UU.?  ¿Cuándo y dónde se ha debatido esta cuestión? ¿Cuándo y dónde se ha dicho, con la UE sí, con EE.UU. no? ¿Cuándo y dónde se ha informado y/o discutido la orientación de EE.UU. de ampliar su dominio económico por la vía de impulsar tres macro-tratados simultáneos: el Transpacífico, el Transatlántico y el TISA? ¿Cuándo y dónde la fuerza que gobierna  supuestamente, el Frente Amplio, ha analizado el rol de los países del BRICS, cada vez más enfrentados al eje EE.UU.-UE en diferentes regiones del mundo?

Esas preguntas tienen respuestas negativas: ni se ha informado ni se ha discutido. Recién en los últimos meses, merced a fundaciones culturales de izquierda, en especial a la Vivian Trías, al PIT-CNT y a otras organizaciones sociales, ha comenzado a brindarse la información necesaria para un debate democrático. Que es lo que el TISA procura evitar.

Agregamos otras preguntas medulares: si tanto interesa cualquier integración,  ¿por qué no abrir el juego, como hace  Brasil? Hoy ya no pesan solamente  EE.UU. y la UE. Otros actores relevantes han entrado en escena. China ha impulsado el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, una de las creaciones para escapar a los fatídicos  FMI  y Banco Mundial (con su recetario de austeridad para los de abajo, y rienda suelta para los de arriba). Y en esa nueva organización que se está conformando, ya hay 57 países del mundo, y entre los que han adherido figuran Alemania, Reino Unido, España,  Israel, Brasil, etc. ¿Los   gobernantes del FA ignoran esa creación? ¿Qué piensan de ella?

El TISA, la “flexibilización” del MERCOSUR, el TLC con la UE, ya han levantado reacciones adversas del gobierno argentino, del Partido de los Trabajadores  y de las organizaciones sociales de Brasil, del PIT-CNT y de calificados firmantes de una declaración contra el TISA. Sospechamos los motivos por los cuales hubo silencio en 2014. Los bloques políticos-sociales se expresan: la mayoría de las Cámaras Empresariales, los blancos, colorados, independientes y sectores importantes del Frente Amplio, como el FLS, de un lado; del otro, el PIT-CNT, las organizaciones sociales y culturales del pueblo trabajador,  parecería que la mayoría del FA, y otras organizaciones políticas. Con ese panorama hubiera sido intragable para el FA llevar de candidato presidencial a Vázquez. La división del FA en un tema capital se hubiera evidenciado en vísperas electorales.  Continuaremos.

Comparta este artículoEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn