Esteban Silva: “La AC no es un mero método para una nueva Constitución, es un ejercicio para una verdadera democracia participativa y soberana”

Invitado por la Femprus de Pudahuel, Esteban Silva, Presidente de la Fundación Constituyente XXI fue invitado hoy a exponer sobre el rol de las organizaciones de las y los trabajadores en una Asamblea Constituyente para una nueva Constitución.

En su exposición y diálogo Esteban Silva destacó que: “La AC no es un mero método de cómo elaborar una nueva Constitución, que garantice los derechos de l@s trabajadores y la soberanía económica al servicio del pueblo y no de los grandes grupos económicos y del gran capital externo e interno”.
“Se trata de conquistar la convocatoria y elección democrática de una Asamblea Constituyente como parte de un proceso de recuperación y reconstitución de un sujeto colectivo. Se trata de el inicio en un tema tan decisivo para nuestra patria, como lo es forjar una Constitución democrática a partir de una nueva institucionalidad que debe surgir y que consagre la democracia participativa, frente a una democracia meramente representativa, en crisis, y secuestrada por los grandes capitales, poderes y grupos fácticos, la cual fue reproducida por el nefasto sistema binominal”

“Hoy la política tradicional y los políticos de esos partidos están desprestigiados ante el pueblo, pues el sistema de corrupción de la casta empresarial y político ha quedado al descubierto”. “A diferencia de lo que señalan los políticos y analistas tradicionales, una Asamblea Constituyente no es un mero método para redactar una nueva Constitución. Primero, pues nunca ha habido en toda la historia republicana de Chile un ejercicio democrático de soberanía popular para redactar una Constitución, como lo sería la elección de una Asamblea Constituyente representativa de la soberanía del pueblo chileno”.
“Todas las Constituciones que ha tenido Chile han sido hechas por las elites y las oligarquías a través de mecanismos cerrados, comisiones y desde la lógica presidencial”.

Insistió en que: “Por eso no da lo mismo si se discute y redacta una nueva Constitución mediante un mecanismo de democracia participativa como la elección de una Asamblea Constituyente, o se la redacta entre cuatro paredes bajo la presión incontrarrestable de los grandes poderes económicos y fácticos mediante un Senado y Cámara de Diputados, sin ninguna legitimidad soberana para discutirlo producto de su génesis de elección el sistema binominal, y por las vinculaciones de corrupción y de financiamiento ilegal de grandes empresas en sus campañas de un número significativo y transversal de senadores y diputados de la Derecha opositora y de partidos de la Nueva Mayoría Gobernante”.

Silva dió ejemplos concretos de la soberanía económica conculcada y de un Estado subsidiario como el actual consagrado por la actual Constitución, que garantiza el actual modelo neoliberal de desarrollo tan desigual e injusto para las grandes mayorías del pueblo chileno.

Se refirió por ejemplo, a “Las negociaciones secretas con cláusulas de confidencialidad que el gobierno de Chile negocia hace años con 12 países, encabezados por los Estados Unidos en el TPP, Tratado TransPacífico. Ese Tratado que afectara muchos temas de nuestra ya débil y subordinada soberanía económica y productiva y en temas tan importantes como los Derechos Intelectuales y las patentes de los medicamentos, favoreciendo la industria farmacéutica de medicamentos en desmedro de la producción de medicamentos genéricos más baratos para los tratamientos de nuestra salud pública. De estos tratados que se negocian nadie sabe nada, y cuando ingresen aprobados el Parlamento sólo tiene facultades de aprobarlos o rechazarlos y no de modificarlos”.
Señalando que este tipo de temas que son tan desconocidos de la opinión pública “Tienen completa relación con un tipo de institucionalidad y Orgánica Constitucional como la actual que lo permite y nos rige y que debe ser cambiada.”

Finalmente, insistió en el rol que deben tener las organizaciones de las y los trabajadores en la discusión de una Asamblea Constituyente, y en el proceso y discusión sobre los contenidos que deben estar consagrados y cautelados en una nueva Constitución desde el punto de vista de los derechos sociales y económicos en lo general, y en lo particular en el ámbito de la salud como un derecho universal para todas y todos los habitantes de Chile sean nacidos o no en esta tierra.

Al finalizar les invitó a participar en la Escuela de Monitor@s para la Asamblea Constituyente que se realiza en conjunto con la Fundación Constituyente XXI y el Foro por la Asamblea Constituyente todos los sábados en la sede de la Mutual de Trabajadores del Transporte y la que ha tenido y tiene una multitudinaria y entusiasta participación.

Prensa
Sábado 16 de mayo de 2015
www.fundacionconstituyentexxi.cl

Comparta este artículoEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn