Foro de Paz y Solidaridad con Nicaragua. Ponencia de Mirtha Alvarado

Foro de Paz y Solidaridad con Nicaragua.

Managua, Nicaragua 26 y 27 de Octubre de 2018.

“Mi venganza personal será el derecho de tus hijos

a la escuela y a las flores.

Mi venganza personal será entregarte este canto florecido sin temores.

Mi venganza personal será mostrarte la bondad que hay en los ojos de mi Pueblo.

Implacable en el combate siempre ha sido y el más firme y generoso en la victoria.

Mi venganza personal será decirte buenos días, sin mendigos en las calles.

Cuando en vez de encarcelarte te proponga te sacudas la tristeza de los ojos.

Cuando vos, aplicador de la tortura,
ya no puedas levantar ni la mirada.

Mi venganza personal será mostrarte estas manos que una vez vos maltrataste, sin lograr que abandonaran la ternura…

Y es el que el pueblo fue el que más te odió, cuando el canto fue lenguaje de violencia.

Pero el pueblo hoy, bajo de su piel rojinegra, ¡tiene erguido el corazón!”

En estas bellas palabras de la letra de un poema canción, cuyo autor es el comandante Tomás Borge Martínez se resume quizás el sentido más profundo que tuvo la revolución popular sandinista y que hasta el día de hoy sigue animando a pesar de las dificultades, a pesar de las muertes y los dolores la lucha del pueblo nicaragüense, del sandinismo y del gobierno del Presidente Daniel Ortega.

Esta hermosa canción resume probablemente el alma del sandinismo y su vinculación profunda con el pueblo nicaragüense cuando señala que “el canto fue lenguaje de violencia pero el pueblo hoy bajo su piel roja y negra tiene erguido el corazón.”

Y tiene erguido el corazón el pueblo nicaragüense y su gobierno luego de haber sufrido una agresión violenta, un intento de golpe qué causó mucho dolor y muchas vidas y tiene erguido el corazón sin venganza personal sino que justamente como bien lo dice esta canción, para reconstruir la paz entre la familia nicaragüense, para reconstruir y seguir adelante con los cambios en favor de los trabajadores, de los más pobres, de los sectores más olvidados, para generar redes de solidaridad desde el estado y una mejor vinculación para el desarrollo desde la economía social, desde la propiedad social y cooperativa y su relación y colaboración con el sector público y con la propiedad y las empresas privadas, para buscar un camino de desarrollo auto sustentable basado en la justicia social y la paz, a pesar de lo tanto que se ha querido atentar contra la paz de Nicaragua.

Hace pocos meses aquí en esta tierra de Sandino y de Rubén Darío se intentó una estrategia para derrocar al gobierno, dividir al pueblo nicaragüense generando la inestabilidad y buscando ingobernabilidad como el eje central contra Nicaragua.

Los poderes imperiales aliados con sectores internos desataron lo que conocemos como revolución de color incluso porque desde su mismo nombre su formato incluye poner la realidad al revés, las víctimas son victimarios y viceversa, la defensa propia es considerada agresión, la agresión es legítima defensa, la violencia contra personas locales es resistencia cívica, los violentos fueron catalogados como manifestantes pacíficos, los que resistían a las agresiones y violencias fueron calificados y calificadas como turbas o fuerza para militares, de todo se dijo sobre la situación de Nicaragua y su gobierno, los que defendieron y defienden el poder tiránico mundial del Gran capital y la manera en que es presentado gracias a los grandes medios de comunicación, que son sus representantes, masificadores y porta estándares de la mentira en favor de sus intereses y de aquellas visiones de caos y desestabilización, intentaron hacerle creer a la población nicaragüense y al mundo que los que defendían el poder tiránico mundial del Gran capital y su pensamiento, que los que se oponían al mismo y defendían la libertad de los pueblos eran los defensores de este poder opresor; la gran empresa privada presentada como defensora de las y los trabajadores de Nicaragua, del asilo, jubilados y la iglesia conservadora ahora convertida en un aliado de estos sectores y ahora de la mano con los mismos sectores que antes criticó como son algunos movimientos Pro aborto.

En este evento por la paz en Nicaragua, tenemos que en primer lugar como movimiento de solidaridad dar la batalla por las ideas y la batalla por las ideas es una batalla fundamental pues es una batalla por la verdad, por mostrar el rostro verdadero de aquellos que no quieren la paz de Nicaragua, de aquellos que quieren derrocar de manera violenta al gobierno legítimo de Nicaragua, de aquellas y aquellos que han sembrado la desconfianza, el odio y la violencia en contra del pueblo por el solo hecho de ser sandinista, por el solo hecho (como dice el poema canción del Comandante Borge) de tener erguido el corazón bajo su piel rojinegra.

Trabajar por difundir la verdad sobre la violencia en Nicaragua en los medios de comunicación, en las redes sociales y a nivel internacional, es parte de la batalla por la paz, es parte de la batalla de la solidaridad con el pueblo de Nicaragua y su gobierno. Es parte de la batalla por las ideas, en un tiempo bastante oscuro y difícil para las ideas progresistas socialistas y de emancipación de las y los seres humanos.

En segundo lugar, también es fundamental para trabajar por la paz y la solidaridad con y desde Nicaragua el rechazar toda intervención e injerencia imperialista de los aliados en la región de Donald Trump contra Nicaragua.

El discurso Internacional dominante del imperialismo y sus aliados de las derechas o en la secretaría general de la OEA insiste en la injerencia a través de la puesta en práctica de un pretendido derecho internacional que autorizaría la intervención y la injerencia extranjera argumentando que se trata de crisis humanitaria, esto lo estamos viendo también hoy día que se intenta aplicar en contra de la Revolución Bolivariana en Venezuela, pero las condiciones para este discurso en la realidad y esta falsa concepción de intervención humanitaria en el mundo de hoy no existen. Es cosa de ver las opiniones de la embajadora de Estados Unidos en la ONU, los planteos de los voceros del Departamento de Estado y algunos representantes de la Unión Europea para darse cuenta sencillamente que se ha pretendido manipular un concepto de derecho internacional inexistente para derrocar a un gobierno democrático y legítimo como el gobierno del presidente Daniel Ortega y su vicepresidenta compañera Rosario Murillo.

Es fundamental no bajar la guardia en la solidaridad internacional con el pueblo de Nicaragua, con el sandinismo y con su gobierno.
Nicaragua nicaragüita requiere hoy más que nunca PAZ con mayúsculas. Paz entre sus habitantes y comunidades, paz en el ámbito político y cultural, paz en sus fronteras, Nicaragua requiere continuar con su democracia participativa para seguir profundizando la transformación económica y social, para continuar con su Revolución sandinista en otro contexto histórico, con sus aciertos pero también con sus errores y todo eso ha sido gracias al partido fundado por Carlos Fonseca y Tomás Borge que agrupa hoy como ayer a miles de trabajadoras y trabajadores, jóvenes y pueblo organizado en el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).
Yo quisiera en nombre de las y los Allendistas que somos parte del Movimiento Democrático Popular integrante del Frente Amplio de Chile, de las y los cristianos que luchan por la liberación, de los creyentes y no creyentes, pero que creemos en un mundo de paz, de justicia y emancipación de los seres humanos, y que luchamos por la integración de nuestros pueblos y países bajo la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), desde la tierra de Salvador Allende, Gabriela Mistral y Neruda les extiendo un abrazo fraternal y hago mia la frase que caracteriza este proceso “Nicaragua, sandinista, solidaria, cristiana y socialista”
En consecuencia, me permito compartir con ustedes una frase que explica esa esperanza y que no es solamente una expresión de optimismo, pues la esperanza representa la idea y el sentido mismo de que más allá de que sea posible o alcanzable en el corto plazo, es necesario luchar con esa convicción y mantenerla y por eso en este sentido sobre Paz y Solidaridad les comparto como reflexión central desde Chile una reflexión que acuñaron los cristianos de base, los cristianos del pueblo y por el socialismo durante el gobierno de la Unidad Popular presidido por el gran Salvador Allende: “La esperanza cristiana es socialista”.

¡Que viva el pueblo de Nicaragua,
Que viva y se construya La Paz del pueblo de Nicaragua,
Que viva el sandinismo y el cambio que encabeza el pueblo de Nicaragua su partido y su gobierno,

Por la paz en Nicaragua, Muchas gracias,

Mirtha Alvarado

Comparta este artículoEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn